matrimonio

Publicado en el diario HOY, Chicago, Illinois. | Foto cortesía HOY

¿Me caso o no me caso?

Según actuales estudios, los matrimonios interétnicos van en aumento

Por Corina Ferrer-Marcano |||

Hasta hace unos años atrás en los Estados Unidos, los matrimonios entre personas de diferentes razas no eran aceptados ni muy bien vistos. Pero esta situación está cambiando.

De acuerdo a un reciente estudio realizado por el Centro de Investigaciones Pew, los matrimonios interraciales han aumentado en un 8.4%, comparado con el 3% que representaban estos matrimonios en 1980, y con ello el nivel de aceptación por parte de los residentes. Cuatro de cada diez estadounidenses lo considera un cambio positivo.

"Sirve para que no haya más racismo", dijo Leticia Aritzmendi, una mexicana que reside en Chicago.

Los latinos son los segundos en la lista con un 25.7%. Los asiáticos ocupan el primer lugar con un 27.7% de los nuevos matrimonios con personas de otra raza o grupo étnico.

Aritzmendi comentó que cuando se mudó a los Estados Unidos hace 22 años, existían mayores prejuicios contra individuos de ciertas razas, y que ahora en el siglo XXI hay mayor disposición a casarse o establecer relaciones con personas de una raza o etnicidad diferente, sin importar las opiniones de los demás.

Entre latinos y estadounidenses, existe otro factor que juega un papel muy importante: la inmigración. Para muchas personas, el matrimonio con ciudadanos de este país ha sido la solución más conveniente para convertirse en residentes legales, y esto ha causado dudas sobre si los matrimonios entre estos dos grupos étnicos son por amor o por papeles.

Aritzmendi comentó que eso no está bien. "No funcionan, no duran". Muchos de los entrevistados en el centro de la ciudad de Chicago, mencionaron que hoy en día lo que importa es que haya amor en la pareja, lo que demuestra que el nivel de aprobación está aumentando.

Blanca Sánchez, mexicana quien lleva 18 años viviendo en Chicago, dijo que "en el amor no hay distinción".

Los latinos entrevistados añadieron que los inmigrantes llegan un poco cegados a este país, en lo que a relaciones interraciales se refiere, debido a las costumbres en sus países de origen. Pero al pasar tiempo en los Estados Unidos, la manera de pensar va cambiando.

Maureen Kudlik, quien creció en el suburbio de Park Ridge donde la población era mayoritariamente blanca, dijo que considera estos matrimonios como algo muy bueno, y que si para la pareja funciona, ella no es nadie para juzgar si está bien o mal.

Corina Ferrer-Marcano es una estudiante de periodismo en Columbia College Chicago.